viernes, 8 de junio de 2007

Amalia, de José Mármol

Una de las primeras obras literarias de Argentina es la novela Amalia, que ha sido señalada como la más importante de Sudamérica del siglo XIX. Aparte de su calidad literaria, Amalia nos sirve para retratar una época y los folletines en Argentina.

Amalia fue escrita por José Mármol, un unitario que luchó contra la dictadura de Juan Manuel de Rosas desde las letras. Amalia por eso mismo está imbuida del clima de la época, ya que tiene un fuerte mensaje político. Mármol narra una historia ágil con situaciones dramáticas y toques de humor, en un estilo folletinesco. El autor hace un minucioso retrato de la época. El hilo conductor de este folletín son las peripecias de Amalia y Eduardo Belgrano durante el régimen de Rosas.

La obra fue escrita por Mármol en sus años de exilio en Montevideo. En esa época José Mármol redactaba un periódico político y literario llamado La Semana, que fue publicado entre abril de 1851 y febrero de 1851. Así fue como publicó su novela Amalia, por entregas en el suplemento literario del periódico. La novela luego fue recogida en dos tomos, uno de 366 páginas con las entregas hasta diciembre de 1851, y otro de 38 páginas con las entregas hasta febrero. El periódico dejó de publicarse el 9 de febrero de 1852 tras la noticia de la derrota de Rosas a manos de Justo José Urquiza, en la batalla de Monte Caseros. Este acontecimiento le ayudó a escribir el final de la novela, según dijo el mismo Mármol: “con mejores detalles sobre el mes de octubre de 1840”. La novela estaba ambientada en una época anterior, o sea en los años 40 del siglo XIX que fue en la época que Mármol vivió en Buenos Aires antes de exiliarse en Montevideo.

Amalia fue como un manifiesto contra la dictadura de Rosas, y una vez caído este, Mármol decidió convertirla en un recordatorio. Entonces añadió lo siguiente: “Hoy, que están en nuestro poder, insertamos en el texto de la obra, que se conservaba inédita, una pequeñísima parte de ellos, para que se vean el orden y prolijidad de estas tablas”.

La edición definitiva ya en formato libro, que el mismo autor considera como primera edición, se imprimió en Buenos Aires en 1855. La edición libro tiene algunas diferencias con el folletín. El capítulo La flor del aire y la magnolia, fue suprimido y refundido, en parte, en el capítulo 9, El ángel y el diablo; y algunos otros detalles. Amalia quedó así dividida en cinco panes y setenta y siete capítulos.

La obra se la puede leer online aquí y aquí.


Fuente: Análisis de la obra por Benito Varela Jácome





1 comentario:

Anónimo dijo...

se nesecitan cosas specificas